HECHO EN RUSIA

Moscú
ESP
Noticias de la empresa

La Galería Alpert de Moscú acogió la primera exposición individual del eco-artista Alexander Cheglakov

107
La Galería Alpert de Moscú acogió la primera exposición individual del eco-artista Alexander Cheglakov

Dentro de las paredes de la Galería Alpert de Moscú, en octubre de 2019 se celebró con éxito la primera exposición individual del eco-artista Alexander Cheglakov titulada El arte de la naturaleza, que presentó varias docenas de obras - tanto grandes composiciones de interior, como pequeñas figuras, lámparas, paneles de pared.

Asistieron a la exposición muchos artistas famosos, como Alexander Ponomarev y Vladimir Kovalev, la diseñadora de interiores Elina Tuktamisheva, el director, guionista y productor de cine Pavel Lungin, el miembro honorario de la Academia Rusa de las Artes, el miembro de la junta de la Fundación para la Paz de Moscú Alexander Dubrovin y muchos otros.

Acerca de la Galería Alpert

La misión de la Galería Alpert es llevar a cabo varios proyectos artísticos, culturales y sociales, incluyendo exposiciones de arte, conferencias, clases magistrales, veladas literarias y musicales, reuniones y seminarios. El objetivo de la galería es dar a todo el mundo la oportunidad de autodesarrollo y auto-realización.

La Galería Alpert es un espacio único situado en uno de los antiguos edificios que una vez pertenecieron al complejo de las barracas rojas en Lefortovo, Moscú. El edificio, iniciado en 1770, ha sido reconstruido varias veces. El monumento histórico es ahora una pequeña ciudad original, adyacente a la Reserva-Museo de Naturaleza y Paisaje de Lefortovo.

Sobre el artista

Alexander Cheglakov es un artista que revive los árboles caídos perennes en piezas únicas - tanto grandes como pequeñas composiciones de interior. Su trama depende del tamaño de la parte elegida del árbol, que puede tener más de doscientos años.

El material principal para el autor es madera seca, ecológicamente pura, no viva, que ha estado expuesta al medio ambiente durante muchos años. Lo más frecuente es un roble centenario intrincadamente curvado, así como un abeto y un abedul.

Historia del origen de la creatividad

Alexander Cheglakov, dentista de profesión, encontró su hobby y posterior reconocimiento en una creatividad inusual. Hace varios años, Alexander creó un candelabro de forma inusual a partir de un abeto seco y hueco, inspirado en la belleza natural y la textura de la madera. Su primer trabajo creativo se convirtió finalmente en un hobby serio y ocupa un lugar importante en la vida del artista.

Alexander Cheglakov busca los árboles en el bosque por su cuenta, a veces literalmente cavando sus hallazgos bajo una capa de nieve, hielo, musgo, o bajo la superficie ablandada y hasta ahora poco llamativa del árbol.

Mientras busca un material adecuado, el artista también se encuentra con varios animales en el bosque (liebres, jabalíes, corzos e incluso ciervos) que a menudo incitan e inspiran a Alexander Cheglakov a crear nuevas composiciones escultóricas. La principal tarea del artista, según Alexander, es encontrar y mostrar la inimitable belleza creada por la propia naturaleza.

El trabajo del artista no daña la naturaleza, todas sus obras son una especie de manifiesto para la protección de los árboles vivos, y la energía especial trae calor y comodidad a la casa.

Composiciones escultóricas

Las características principales de la obra de arte terminada dependen del árbol encontrado: puede ser una forma inusual y anillos anuales salientes o un extraño adorno de madera, que fue dejado por escarabajos de la corteza, así como el color obtenido tras la aplicación de ceras especiales.

En sus composiciones, dependiendo de la idea final, el maestro añade fragmentos de antiguos vitrales traídos de Italia, piezas de cerámica siciliana pulidas por el mar, intrincadas ramas de coral californiano o figuras animales de bronce.

Cada obra de Alexander Cheglakov es única e inimitable. Las caprichosas formas de los recortes evocan emociones sorprendentes y un profundo placer estético.

Por ejemplo, para celebrar el 75º aniversario de la Victoria sobre el Fascismo, Alexander Cheglakov hizo un obelisco ensamblado a partir de artefactos que encontró en febrero de 2020 en el bosque, donde se produjeron feroces combates en el otoño de 1941 cerca de Moscú. A partir de los artefactos reunidos se ensambló una composición escultórica "La última frontera" en forma de un erizo antitanque de púas que agarra un rollo de alambre de púas de la guerra, utilizado para la protección contra la infantería, cartuchos usados de rifles y ametralladoras, una tetera mutilada por una explosión y un casco de un soldado sobre el que yace una "corona de espinas" de alambre de púas, que simboliza el sufrimiento de los soldados.

Los conocedores de arte sofisticados ven las esculturas del artista como imágenes vivas del tiempo congelado, a través de las cuales emergen los símbolos eternos de la fragilidad de la existencia. No es casualidad que las obras del artista decoren los interiores de artistas famosos como Denis Matsuev, Vladimir Spivakov, Gennady Hazanov, Pavel Chukhrai, Vladimir Mashkov, Pavel Lungin y otras personalidades conocidas. También hay varias piezas del artista en colecciones privadas americanas en California y Miami.

Algunas de las obras del maestro están incluidas en el catálogo de la Unión Creativa de Artistas Rusos (TskhR).

Además, Alexander Cheglakov es miembro del jurado del concurso de proyectos de fotografía artística "Alma Familiar de Rusia".

Empresas y marcas

0